La cumbre del clima y el vino

La cumbre del clima y el vino

En cualquier libro de vinos o curso que se haga, el mapa que ilustra esta nota es lo primero que se ve. Se trata de las zonas en el mundo cuyo clima es idòneo para el cultivo de la vid. Obviamente no es casualidad que las mejores zonas vitìcolas del mundo estèn en esas franjas. Pero esto ya està cambiando.

En estos momentos se està llevando adelante la Cumbre acerca del cambio climàtico en Paris, donde las naciones de todo el mundo se comprometen (al menos eso dicen) en tratar de frenar las acciones que desembocan en el cambio climàtico. ¿Pero què tiene que ver esto con el vino?

Para quienes piensen que son elementos independientes, comentarles por ejemplo que en Bordeaux, Francia, la vendimia hoy comienza 10 dìas antes que en 1980. En Champagne empieza 15 dìas antes y en Australia, 8 dìas. Por si no sirve de prueba, vale pensar en los espumosos ingleses y vinos de paìses nòrdicos que estàn ganando terreno en el mercado mundial.

Algunos paìses estàn migrando de a poco sus zonas productivas. En Australia por ejemplo la isla de Tasmania, al sur, se està poblando de bodegas que solìan tener sus viñedos en zonas màs norteñas. Sin ir màs lejos, Treasury Wine Estates, la mayor empresa dedicada al vino del mundo, vendiò sus viñedos en Hunter Valley, cerca de Sidney en 2013 y comprò la bodega White Hills de Tasmania. En Chile las zonas frescas y hùmedas del sur estàn recibiendo tambièn muchas hectàreas de viñas, al igual que sucede con zonas màs altas, buscando el frìo de la montaña.

Hasta aquì, màs allà de lo terrible que es el calentamiento global y lo que implica, parecerìa ser que en el mundo del vino no hay tanto por lo que preocuparse. Es màs, hasta serìa una buena època para zonas emergentes que solìan ser los lìmites del globo en cuanto a la producciòn de vino y hoy se colocan con fuerza en la escena mundial.

Pero sì es preocupante, ya que al menos estamos ante el comienzo de una nueva època. Para empezar algunos vinos comenzaràn a cambiar su sabor de forma màs o menos sutil y ademàs hay paìses para los cuales no es tan sencillo mover sus zonas vitìcolas como puede ser para Australia. Los tres principales productores del mundo, es decir Italia, España y Francia no se la veràn tan sencilla.

La mitad de la producciòn gala està reglamentada por el sistema de denominaciones de origen, por lo que cualquier cambio importante que se tenga que hacer como por ejemplo de una variedad a otra en la zona o lo que fuere puede llevar años. El cambio climàtico està obligando a adaptarse a las nuevas condiciones, lo cual a veces va en direcciòn contraria a lo que puede establecer una AOC. Jean Marc Touzard, coordinador de un estudio sobre el vino y el cambio climàtico del INRA (Institutto de Investigaciòn Agraria francès) considera que con dos grados màs de temperatura “el mapa del viñedo francès saltarà por los aires”.

La aceleraciòn del aumento de temperatura en el globo incrementa el contenido de azùcar en el vino, por lo tanto su alcohol potencial, ademàs de reducir su acidez. Nicolas de Saint-Exupèry, productor de Languedoc en Francia, cree este aumento del alcohol en los vinos retraerà a los consumidores “una copa o dos, y dejaràn de beber”, debido a que pasaràn a tener en su mesa un vino màs càlido y alcohòlico, sobre todo cuando se trata de una zona que hoy en dìa ya es càlida.

Para adelantarse a esto los bodegueros y cientìficos han comenzado a desarrollar formas de bajar el alcohol sin perder sabor o aroma. Para esto se puede proteger la uva bajo las hojas, cambiar los modos de irrigaciòn o llegado el caso quitar de forma artificial el alcohol de un vino. En Italia ya estàn desarrollando nuevas variedades que resistan las enfermedades que son provocadas por las inclemencias del tiempo.

Fuente: Sybille de La Hamaide, Reuters.