The Sideways Effect

The Sideways Effect

Hace unos dìas en mi cuenta de Instagram hablaba sobre la pelìcula Sideways (“Entre Copas” en español), comedia dramàtica estadounidense del año 2004 ganadora del Oscar a mejor guiòn adaptado, que gira en torno al vino o a travès de èl mejor dicho.

Si no la vieron aviso que no hay spoilers en el artìculo, sòlo dos escenas que aparecen en los trailers. La pelìcula se trata de dos amigos que van a recorrer viñedos para celebrar la despedida de soltero de uno de ellos. En el camino reflexionaràn sobre la vida, siempre con el vino como hilo del relato.

Pero hoy no voy a hablar de la pelìcula en sì misma sino de dos escenas en particular y las consecuencias que tuvieron en el mercado mundial de vinos. Este tema lo toquè muy por encima hace unos años en un artìculo sobre el Pinot Noir que pueden repasar aquì si lo desean.

El personaje principal se llama Miles Raymond y està interpretado por uno de mis actores preferidos Paul Giamatti. Se trata de un novelista recièn divorciado y un gran amante del vino, particularmente del Pinot Noir, al punto de desarrollar un breve monòlogo del porquè de esta devociòn que comparto debajo y envidio cada dìa.

Pero no sòlo està enamorado del Pinot Noir sino que ademàs odia visceralmente el Merlot, sin que el guiòn nos explique el porquè. Es llamativo ya que estamos hablando de la variedad principal de algunos de los mejores, màs caros y exclusivos vinos del planeta. Hablamos por ejemplo de Petrus y los grandes vinos de Pomerol, Saint Èmilion (incluyendo el Cheval Blanc 1961 que Miles tiene guardado para una “ocasiòn especial”), etc… Supuestamente este rechazo se debe a que su ex mujer es fanàtica de esta cepa, lo que lleva a Miles a negarse rotunda y groseramente a beber un vino de esta cepa. En este caso el video no necesita subtitulado (ademàs no lo encontrè).

Estas escenas tuvieron un impacto profundo en la percepciòn del pùblico estadounidense y mundial con respecto a estos dos vinos, que se vio reflejada tanto en las ventas como en la producciòn. Mucha gente hacìa esta afirmaciòn (incluyèndome) sin tener realmente pruebas concretas al respecto. Bàsicamente se habìa convertido en una leyenda urbana. Sin embargo hay estudios que demuestran la real dimensiòn de la libertad literaria que los guionistas tomaron.

El estudio se llama “The Sideways effect” y fue presentado por el Departamento de Economìa de la Universidad estatal de Sonoma en 2009. Desde el estreno de la pelìcula hasta la presentaciòn del estudio hubo una baja en las ventas de Merlot menor a lo que se pensaba, tan sòlo un 2%, mientras que las ventas de Pinot Noir aumentaron un 16%. Pero al parecer este estudio carecìa de datos fuertes que respaldaran la causalidad de los hechos.

El analista en la industria del vino Gabriel Froymovich, integrante de “Vineyard financial Associates” determinò varios años luego del estudio que la producciòn de Pinot Noir en California habìa aumentado un 170% en comparaciòn de un crecimiento global que apenas llegaba al 8%. Es decir que para lograr dicho incremento, necesariamente se tuvo que suplantar viñedo màs que plantar nuevo.

Este mismo analista reconoce una relaciòn directa entre la pelìcula y el aumento de la producciòn y ventas de Pinot Noir, pero es cauto al “culpar” el guiòn por la baja del Merlot. De hecho, al momento del lanzamiento de la pelìcula, los precios del Merlot venìan en baja, principalmente porque habìa muchìsimo plantado y en el mercado, ya que estuvo muy de moda en los 90 y los estantes estaban llenos de vinos mediocres, dañando la reputaciòn de la variedad.

La web Wines Vines Analytics lleva este estudio màs allà haciendo un anàlisis de los precios y ventas del perìodo entre 1999 y 2008 (seis años anteriores y cuatro posteriores al lanzamiento de la pelìcula), ademàs utilizan otras dos variedades como control (Cabernet Sauvignon y Syrah). Lamentablemente los gràficos de la pàgina estàn en muy baja resoluciòn para compartirlos, pero si les interesa profundizar los pueden ver (junto con el resto del estudio y conclusiones) en el link que dejo al final del artìculo.

Este metaestudio digamos, termina por confirmar con una muestra màs extendida las hipòtesis del estudio presentado en la Universidad de Sonoma. Las ventas de Pinot Noir aumentaron sensiblemente por encima de la media mientras que las de Merlot y las de las variedades de control bajaron, aunque muy levemente. Es decir, las consecuencias negativas de la pelìcula sobre el mercado eran las que se preveìan aunque quizàs no en el nùmero que se pensaba.

Es interesante ver tambièn què sucediò con los precios de los vinos. La lògica marca que una mala publicidad llevarìa a una disminuciòn de los precios, lo cual fue asì para el Merlot, aunque en realidad la baja de precio en los vinos de esta variedad habìa comenzado un año antes del estreno de la pelìcula, por lo expresado màs arriba sobre la sobreoferta del vino y la disparidad de calidad que se encontraba en las gòndolas. Por otro lado, los precios de los vinos Pinot Noir comenzaron a subir al año siguiente de la pelìcula, recuperàndose tambièn de una tendencia a la baja en los años anteriores.

Al mismo tiempo se llega a la conclusiòn que la pelìcula ayudò al aumento de precios para el vino en general, ya que se detectò que tanto en las uvas de control como en otras se habìa producido un incremento en consumo y valor luego del estreno de la pelìcula.

Es llamativo el comportamiento de las ventas cuando se separa por franjas de precio. Luego de la pelìcula, si bien la media de las ventas de Merlot descendiò, no sucediò asì con la franja de precios superior a 20 dòlares, donde tuvo un aumento significativo a pesar de la mala publicidad de la pelìcula. Quizàs los amantes de esta variedad querìan probar (en todo sentido) que otorga vinos maravillosos y fueron a buscar los grandes exponentes de la misma.

En el caso de las ventas de Pinot Noir, aumentaron en todas las franjas de precio, aunque el mayor aumento se da en las franjas superiores, quizàs por un deseo de los consumidores de conocer versiones màs refinadas de este vino y descubrir de què hablaba Miles Raymond en Sideways.

En resumen, la pelìcula sì tuvo un efecto en la producciòn, venta y consumo de Pinot Noir y Merlot, aunque no devastò este ùltimo como se pensaba. La diferencia entre el aumento del Pinot Noir y la merma de Merlot es tan grande que intensifica la sensaciòn de haberlo destruido. En cuanto a las ventas, afectò a las gamas màs econòmicas del Merlot, mientras que para los vinos de alta gama de la variedad y todas las gamas del Pinot Noir hubo importantes incrementos.

Se observa ademàs un aumento general del consumo de vinos luego de la pelìcula, aunque la relaciòn aquì es màs difìcil de establecer. Es de suponer que la relaciòn sea directa ya que en definitiva, màs allà de la historia de fondo, la pelìcula es una gran publicidad al mundo del vino, visto desde òpticas bien diferentes.

Es interesante ver còmo en el siglo XXI los medios nos influencian de la misma forma que cuando Don Quijote leìa aquellas aventuras de caballeros y salìa a pelear con molinos. Nosotros en vez de ir a la carga contra un molino pensando que es un gigante afirmamos que un vino es mejor que otro porque el caballero andante de turno lo dijo con prosa convincente. Ojalà todos tengamos un Sancho que nos diga que no todo Merlot es malo ni todo Pinot es bueno, que no todo molino es gigante ni todo lo que afirmamos es asì porque lo vimos escrito en algùn lado. Es una pena que haya profesionales a los que vayan por la vida pegàndose con molinos y creyendo que ese es el camino.

Fuentes:
https://www.npr.org/sections/thesalt/2017/07/05/535038513/the-sideways-effect-how-a-wine-obsessed-film-reshaped-the-industry?t=1610552973094

https://winesvinesanalytics.com/features/article/61265/The-Sideways-Effect