Bracco Bosca

Bracco Bosca

Hace unos meses irrumpiò en el mercado una muy linda etiqueta que viste ademàs un gran vino, con una relaciòn calidad precio excelente. Se trata del Ombù de Bracco Bosca, una bodega con muchas vendimias encima pero que recièn de un tiempo a esta parte se està dedicando a la elaboraciòn de vinos finos. Su directora, Fabiana Bracco, està en el mundo del vino desde hace muchos años, habiendo sido encargada de exportaciones de diversas bodegas, colocando sus productos en muchos rincones del mundo. Ahora tiene un nuevo desafìo: el vender su vino. Y vaya si lo està logrando.

La bodega està ubicada a pocos kilòmetros de Atlàntida y cuenta con 11 hectàreas. El proyecto final pretende llegar a 13 hectàreas, nùmero muy especial para la familia. Al estar muy cerca de la Laguna del Cisne, zona protegida desde el año pasado y que desde hace mucho tiempo brinda agua potable a màs de 22.000 hogares, la bodega debe regirse por procedimientos lo màs naturales posibles, transitando hacia una producciòn absolutamente orgànica y amable con el medio ambiente.

Cuando la conocì y probè el Ombù, corte de Tannat, Syrah y Petit Verdot, me quedò grabado un comentario de ella: “este es el peor vino que puedo hacer”, demostrando claramente los deseos de avanzar y crecer como bodega. Luego fue el turno de la elaboraciòn de varietales, completando una lìnea de 6 productos que estàn ingresando al mercado y alguno màs que se hace desear aùn. Tuve la oportunidad de conocerlos en una cata con los amigos y colegas Lìber Pisciottano y Antonella de Ambroggi. Comparto con ustedes mis impresiones sobre cada uno de los vinos, incluyendo por supuesto el pionero de la lìnea, el tri varietal.

Ombù Tannat (40%)-Syrah (30%)-Petit Verdot (30%), cosecha 2015. Su color es de un rubì intenso con ribetes violàceos muy vivos. En nariz es sumamente frutal, notàndose la incidencia del Petit Verdot. Aromas a ciruelas, cerezas, frutillas, manzana roja, flores, pimienta y cacao, este ùltimo consecuencia de sus 4 meses en barrica. En boca es amplio, con sabor a frutos rojos y buena acidez. Final medio con retrogusto a manzana rallada y cacao. Servido a poco menos de 18 grados irà de la mano con un rissoto de hongos.

Tannat Clàsico 2016 (la foto dice 2015, pero el que degustamos era 2016, el mismo que llegarà al mercado). Coincidimos en la mesa que se trataba de la definiciòn de un Tannat embotellada. El color es pùrpura negruzco brillante, con bordes violàceos. Llama la atenciòn tambièn al servirlo que hasta la espuma que se forma durante unos segundos es de color violeta brillante. En nariz es escueto pero claro, ciruelas, especias, romero, violeta y un dejo terroso. En boca es donde se destaca con sabores a ciruela, mentol, hojas secas, violetas. El final es medio-largo con retrogusto a especias y ciruelas maduras. Los taninos estàn marcados pero redondos, generando la astringencia propia de la variedad sin molestar. Serà compañero ideal de carnes al horno y tambièn de empanadas de carne con un dejo de picante.

Syrah Reserva 2016. El color es un bordeaux vibrante con ribetes purpùreos. En nariz conjuga muy bien las frutas como ciruelas, moras y frutillas, junto con los descriptores propios de la variedad como la pimienta y las especias. La mitad del vino pasa 5 meses por barrica de roble, lo cual agrega a la mezcla tonos de caramelo y cafè. Por ùltimo aparece un leve herbàceo para completar la ecuaciòn. En boca es amplio, con sabor a moras y pimienta negra. El final de boca es poco prolongado pero deja un agradable retrogusto a frutos negros, violetas y especias y un recuerdo a popurrì. Los taninos estàn apenas verdes aùn, lo que augura que mejorarà con un año màs en botella.

Sauvignon Blanc 2016 (misma explicaciòn con respecto a la foto que en el Tannat Clàsico). En la copa es de un amarillo pajizo muy claro y se mueve àgilmente. En nariz es muy fresco, destacàndose tonos frutales como limòn y pomelo, con un dejo de maracuyà de fondo, junto con flores blancas como el azahar. Se suma un leve tono mineral que junto a un pequeño remanente de CO2 y buena acidez lo hace muy refrescante, con sabores a cìtricos y final medio. Ideal para acompañar una ensalada verde con ricotta, almendras y vinagreta de lima.

Tannat Reserva 2016. Al igual que en el Syrah, el 50% de este vino pasò 5 meses por madera. Bordeaux oscuro con ribetes rojizos, de gran untuosidad en copa, formando finas làgrimas. En nariz aparece la ciruela en mermelada, junto con notas de caramelo, granito y eucalipto. En boca es intenso con una leve presencia de CO2. El sabor es de fruta y caramelo y su final es prolongado. El gusto que queda en boca es especiado, con tonos mentolados y una marcada mermelada. Serà fiel compañero de un cordero a la parrilla con papas al roquefort.

Petit Verdot Reserva 2016. No es casualidad haber dejado este vino para el final, ya que fue por unanimidad el màs destacado del pelotòn, demostrando que aquella voz que se sentìa en el corte tenìa mucho para decir si se la dejaba expresar por sì sola. En la copa se presenta con un bordeaux de capa media (es decir ni muy oscuro, ni muy claro) y ribetes pùrpuras. En nariz abundan los frutos rojos, las ciruelas maduras y las especias, con tonos minerales y herbàceos. Se suma un sutil cuero y tostado, propio de su guarda (50% del vino pasò 5 meses en barrica). En boca sorprende su frescura gracias a la acidez y a los tonos mentolados con los que se presenta. El sabor es netamente frutal con un toque leve de especias y sus taninos delicados pero presentes. El final es muy prolongado y en el retrogusto sigue marcada la fruta, junto a un dejo de cacao y cuero. Un vino para disfrutarlo en buena compañìa y con un asado de cerdo con salsa de ciruelas.

Para ir cerrando, contarles que se viene dentro de poco un Cabernet Franc que en este momento està lleno de fruta y vida, pero tal vez algo “nervioso”. El descanso en barricas al que serà sometido le harà muy bien sin lugar a dudas.

Tambièn existe y ojalà llegue al mercado pronto, un Licor de Tannat de la bodega sumamente aromàtico y para nada empalagoso, fresco y que acompañarà tanto postres intensos como delicados. Lo descubrì junto a una isla flotante y realmente fue de maravillas.

¿Quieren saber màs de la bodega? Pueden entrar a su web www.braccobosca.com, o seguirla en Facebook, como Bracco Bosca Winery. ¿Quieren conseguir sus vinos? Para algunos de ellos habrà que esperar unos pocos dìas, pero otros ya se encuentran en Iberpark, Los Horneros, Alvear y Las Croabas.