Syrah

Syrah

Una de las cosas que me gusta de compartir informaciòn con ustedes es que al investigar repaso bastante y aprendo mucho màs. Hacìa tiempo que tenìa ganas de escribir sobre el Syrah, uno de los cepajes màs interesantes (al menos para mis sentidos). Màs allà de las caracterìsticas organolèpticas del mismo, tiene a su alrededor varios mitos màs que interesantes. Por ejemplo, algunos afirman que podrìa ser el vino que tomò Jesùs en la ùltima cena…

Primero que nada vayamos al origen del nombre. Durante mucho tiempo se pensò que la uva provenìa del actual Iràn, màs precisamente de la zona donde se encuentra la ciudad de Shiraz, y que habrìa llegado al Ròdano a manos de los Fenicios o de los Cruzados (las dos teorìas tienen unos 1800 años de diferencia). Bueno, esto no es asì ya que el anàlisis del ADN de la variedad deja bien en claro que su origen es francès, màs precisamente en el Ròdano (donde no por casualidad encuentra su mejor expresiòn) y que serìa fruto del cruzamiento de Mondeuse Blanche (uva blanca como bien lo indica el nombre) y Dureza (uva no muy comùn cultivada en la zona de Ardeche). El anàlisis de ADN dio como resultado ademàs que la Pinot Noir serìa un antepasado de la Syrah.

Màs allà que el mito de su origen persa sea falso, el nombre parece provenir del mismo. Un libro francès del año 1826 titulado Enologìa francesa “estipula que, de acuerdo con la tradiciòn, la planta (scycras) fue originalmente traìda de Shiraz, en Persia, por uno de los ermitaños de la montaña”. Justamente con ese nombre (Shiraz) es conocida en Australia, Sudàfrica y otras partes del mundo, pero bàsicamente se trata de la misma uva. En Francia, màs especìficamente en el Ròdano, encontramos dos clones llamados Petite Syrah (pequeña Syrah, que no debe confundirse con la Petite Sirah presente en Amèrica, que se trata de un grupo de variedades entre las que se encuentran la Syrah, la Durif, la Pelursin y la Pinot Noir) y Grosse Syrah (gran -“gorda” para ser absolutamente precisos- Syrah), segùn obviamente el tamaño de la uva. Hay quienes consideran a la primera una versiòn superior ya que los vinos resultantes tienen una mayor concentraciòn de compuestos fenòlicos.

Vayamos al vino en sì mismo. El Syrah es un vino sumamente frutado (frutas negras principalmente) pero su caracterìstica màs notoria recae en la presencia de especias en su aroma (pimienta negra, pimienta verde, anìs, entre otras). Es un vino con gran cuerpo y de taninos medios, con una acidez que le permite ser guardado y evolucionar en el tiempo. Despuès de unos años aparecen notas de cuero, higo, tabaco y trufa.

Su mejor expresiòn como ya dije se encuentra en el mismo lugar de su origen, en el valle del rìo Rhone (Ròdano) se hallan las dos principales regiones productoras de Syrah, Hermitage y Côte-Rôtie, distinguièndose usualmente porque los primeros son algo màs duros y minerales mientras que los segundos se destacan por la fruta y la potencia del aroma (como siempre, esto dependerà de la vinificaciòn).

La uva llega a Australia en la dècada de 1830, de la mano de James Busby, un escocès que viajò en repetidas ocasiones a Oceanìa, participando por ejemplo de la declaraciòn de Independencia de Nueva Zelanda. Se lo conoce como el padre del vino australiano. El Shiraz es en la actualidad la uva tinta màs plantada en Australia, y si bien en la dècada de los 70 se destruyeron muchas plantaciones de Shiraz debido a la popularidad del vino blanco, se cree que aùn quedan viñedos de la variedad que datan de 1847.

Fuera del norte del Rhone, la uva es protagonista de blends famosos como Châteneuf-du-Pape o el GSM (Grenache-Shiraz-Mourvedre/Garnacha-Syrah-Monastrell). Tambièn se lo suele mezclar con un toque de Viognier para otorgarle otra riqueza aromàtica.

Un dato interesante es el hecho que las plantas de Syrah (sòlo de Syrah), particularmente en Francia y en el resto de los paìses donde crece (salvo Australia), es que mueren de forma prematura lentamente. Este evento se descubriò en la dècada de 1990 en Languedoc, Francia, y si bien al principio se creyò que se trataba de un virus, se llegò a la conclusiòn que era la incompatibilidad de ciertos clones. Por tal razòn se quitaron del mercado siete clones y se dejaron sòlo tres.

La imagen que engalana este artìculo la tomè de vitivinicultura.net. Como siempre, usé como referencia el libro de WineFolly y su web, donde encontramos mucha y muy buena información haciendo click aquì.

Por ùltimo les dejo el link al video de WineBird y su vinalogìa sobre el Syrah.