Beaujolais

Beaujolais

Alguna vez escribì sobre el Beaujolais Nouveau, uno de los primeros vinos franceses en ver el mercado pocas semanas despuès de la cosecha, el tercer jueves de noviembre para ser exactos (recuerden que en el hemisferio norte la cosecha se da entre agosto y setiembre), y que gira en torno a una maquinaria de marketing que pinta no sòlo las principales ciudades francesas, sino tambièn distintos puntos del globo. De hecho en Japòn tiene gran importancia, ya que ademàs es el primer paìs del mundo que està autorizado a servir el Beaujolais Nouveau.

En cuanto al vino en sì mismo, hecho de la variedad Gamay mediante el proceso de maceraciòn carbònica y bastante discutido por su calidad. Es un vino que busca màs divertirse que impresionar, pero no es el que hoy nos convoca (si quieren saber màs sobre èl, pueden ver el link del Beaujolais Nouveau AQUÌ).

Hoy voy a hablar del resto de los vinos de Beaujolais, una zona conocida mundialmente por su versiòn màs jovial, pero que elabora vinos de enorme calidad y potencial. Supo ser parte de la Bourgogne hasta la Revoluciòn Francesa, cuando el paìs fue dividido en regiones y departamentos, dejando a Beaujolais administrativamente separada de su vecina del norte.

Justamente sus lìmites son Mâcon, en la Bourgogne al norte, Lyon al sur, las montañas de Beaujolais al oeste y el rìo Saône al este. Se considera una regiòn pequeña en los paràmetros franceses, con algo màs de 15.000 hectàreas.

A pesar de la separaciòn administrativa que nombraba anteriormente, a nivel vitìcola, Beaujolais provee aùn de uva a la Bourgogne, tanto Aligotè, Chardonnay y Gamay. Pero esto està comenzando a cambiar, ya que dentro de cinco años por ejemplo no se aceptarà màs el Aligotè de Beujolais en Bourgogne y por ello muchos bodegueros estàn arrancando esta variedad para plantar otras. Una pena, porque un Bourgogne Aligotè bien fresco es una verdadera delicia por bastante menos dinero que un Chardonnay. Ojalà que lo que resta de Aligotè en la Bourgogne sea suficiente para mantener la demanda.

La regiòn mide poco màs de 50 kilòmetros de largo (de norte a sur) y se divide geològicamente en dos zonas separadas por el rìo Nizerand, afluente del Saône. Como es de suponerse las regiones son Beaujolais Norte y Beaujolais Sur. A enormes rasgos, el suelo de Beaujolais Norte està compuesto de granito y el del Sur es de piedra caliza. La primera origina vinos màs complejos y es por ello que los 10 Crus de Beaujolais se encuentran allì. Pero ya volveremos a eso.

Es una regiòn relativamente fàcil de comprender. Posee tan sòlo 11 AOC, siendo una genèrica: Beaujolais AOC y 10 Crus que veremos en breve. Dentro de Beaujolais AOC encontramos Beaujolais, Beaujolais Supérieur y Beaujolais Village como subdivisiones.

Tan sòlo seis uvas se plantan en la regiòn, Gamay y Pinot Noir como tinta (con un 98% de la superficie total dedicada exclusivamente a la primera), convirtièndola en la regiòn monovarietal màs grande de Francia. Chardonnay, Aligotè, Melon de Bourgogne (tambièn conocida como Gamay Blanc) y Pinot Gris como blancas. Estas ùltimas ocupan algo màs de 230 hectàreas del total. La composiciòn de los vinos es bastante sencilla: los blancos son 100% Chardonnay y los tintos en los Crus son 100% Gamay.

Los Beaujolais, Beaujolais Supérieur y Beaujolais Village tintos (y rosados, que son extremadamente raros de encontrar) son 85% Gamay. El resto surge de la combinaciòn de las demàs uvas que se quiera. Vale destacar que tambièn se està produciendo espumoso rosado dulce, pero no està avalado por ninguna AOC en Beaujolais.

Obviamente el vino estrella de la regiòn es el tinto producido con Gamay. Si bien las caracterìsticas van a variar segùn la zona o el Cru, en general se trata de vinos suaves, de bajo alcohol, acidez moderada y muy frutales, como un Pinot Noir sin ese tenor terroso caracterìstico. Aparecen tambièn notas florales marcadas como violetas, rosas, popurrì y dependiendo del Cru podemos encontrar tonos de mineralidad. Obviamente que con el paso del tiempo los aromas van a evolucionar y, como veremos màs adelante, vamos a encontrar tonos que acercaran estos vinos a los Pinot Noir del norte. Dejo debajo una infografìa de Wine Folly sobre el Gamay.

Ahora vayamos a lo màs importante de Beaujolais: los Cru. Son diez con tamaños que varìan de 243 hectàreas a màs de 1200. Cada uno tiene sus propios climats, donde las condiciones de producciòn son distintas, teniendo un mìnimo de alcohol mayor a los Cru, 10,5% vs 10%.

Voy a mencionarlos de norte a sur, pero antes, quizàs alguno se pregunte què importancia tiene saberlos en orden. En una entrevista de trabajo, la primera pregunta que me hicieron fue cuàl era el orden de los 10 crus. Debo confesar que confundì dos de lugar, pero la entrevista saliò bastante bien de todas formas.

Si estamos yendo hacia el Mediterràneo, luego de pasar Mâcon, nos encontramos con Saint-Amour AOC, con algo màs de 300 hectàreas. Los vinos de este Cru tienen un potencial de guarda de màs de cinco años, donde comienzan a parecerse a un Pinot Noir con el tiempo.

Juliènas AOC provee de los Beaujolais màs frutales. Chènas AOC precisa algunos años en botella para manifestarse totalmente, es el Cru màs pequeño (por ello sus vinos son los màs difìciles de encontrar) y supo ser el vino favorito de Luis XIII.

Moulin-á-Vent AOC recibe su nombre de un molino de viento que se encuentra en la regiòn. Es quizàs el Cru màs conocido y seguramente el mejor rankeado, considerado el Rey de Beaujolais. Junto con Chènas y Morgon son los tres Crus con mayor potencial de guarda. Los vinos pueden llegar a guardarse hasta màs 10 años, y con el tiempo se comienzan a parecer a un Pinot Noir. Los locales tienen un tèrmino (que adoro) para esto: “pinoter”, si tuviera que traducirlo serìa “pinotizar”. Lo considero un gran tèrmino para referirse a la gente “te estàs pinotizando”…

Fleurie AOC no recibe su nombre por ser un vino floral, màs allà que lo es, sino por un legionario romano. Es quizàs el Cru màs delicado y sutil, con suelos bien distintos y viñedos en exposiciones opuestas (sureste y noroeste), lo que le otorga una gran diversidad en sus vinos.

Chiroubles AOC es el de mayor altitud y el de temperatura màs baja de todos los Crus. Algunos autores lo definen como el màs “Beaujolais” de todos, lo que es una forma muy complicada de decir que es fiel reflejo del potencial del Gamay.

Morgon AOC, el ùltimo integrante de la trìada de gran potencial de guarda junto con Moulin-á-Vent y Chènas. Su suelo està compuesto por esquisto descompuesto, “roches pourries”, lo cual segùn los locales le da un fuerte sabor a mermelada de cereza o incluso a Kirsch. Le lleva tiempo expresar el terroir, o como los locales dicen, “morgonner”.

Règniè AOC, es el Cru màs joven, con apenas 32 años de existencia (los demàs fueron creados entre 1936 y 1946), necesita entre 3 y 5 años para expresarse totalmente.

Côte de Brouilly AOC es el ùnico que tiene viñedos con exposiciòn en todas las direcciones, ya que se encuentra en las laderas del monte homònimo. Por ùltimo encontramos Brouilly AOC, el màs grande de los Cru, con 1244 hectàreas, representando un quinto de la superficie de los Crus. Vale mencionar que Côte de Brouilly està dentro de esta AOC, pero son independientes.

Tradicionalmente el Beaujolais se sirve en una botella de 46 cl llamada Pot, pero no està avalada por la Comunidad Europea, por lo que su uso es meramente anecdòtico. Con respecto a las copas donde tomarlo, cualquier copa de vino tinto servirà, pero aquellas especialmente diseñadas para Pinot Noir son las ideales para disfrutarlo y descubrir las cualidades de una regiòn que va mucho màs allà del Beaujolais Nouveau.