Petrus

Petrus

Uno de las marcas màs conocidas del mundo del vino, si no la màs, es sin lugar a dudas Petrus. Una pequeña propiedad de aproximadamente once hectàreas y media, que produce uno de los vinos màs caros y codiciados del mundo. ¿Pero por què? En este artìculo compartirè con ustedes un poco de la historia de esta bodega y del vino. Ademàs trataremos de entender, aùn sin haberlo probado, como este vino ha generado un culto a su alrededor.

Para comenzar de plano, no existe tal cosa como Château Petrus, no hay ni hubo un castillo o gran edificaciòn allì. Es màs, Christian Moueix, quien hoy dirige la producciòn (su hermano Jean-François es el gerente de la finca) dijo alguna vez “Petrus no merece el nombre “château”, es sòlo una vieja granja en realidad”. El origen del nombre hace referencia a St. Pierre (San Pedro).

Se ubica dentro de la AOC Pomerol, a poco màs de 40 kilòmetros del centro de Bordeaux, al norte del rìo Dordogne (que junto al Garonne forman la zona conocida como “entre-deux-mers”) y sòlo cultiva dos uvas tintas, Merlot en un 95% y Cabernet Franc en el resto de la propiedad. El porcentaje de Merlot hay que agradecèrselo en gran parte a la Filoxera, ya que cuando atacò Bordeaux a fines del S XIX, la propiedad fue re plantada con esta variedad.

Es importante destacar que la AOC Pomerol no tiene un sistema de clasificaciòn oficial, sin embargo se considera que Petrus y Château Le Pin son los mejores exponentes de la zona y estàn entre los vinos màs codiciados de Francia y el mundo entero, colocando a Petrus como un Premier Cru extra-oficial. Hay quienes hablan de esta zona como una desmitificaciòn de la importancia de la inclinaciòn del viñedo, ya que estamos hablando de una zona extremadamente plana con una arcilla especial muy rica en hierro de unos 40 millones de años de antigüedad, concentrada en la finca.

Perteneciò a la familia Arnaud desde sus inicios allà por 1770 (durante mucho tiempo fue conocido como “Petrus-Arnaud”) hasta terminada la II Guerra Mundial. Allì, la familia Moueix, actual propietaria del establecimiento, comienza con la distribuciòn del vino, cambiando el rumbo y hacièndolo conocido en todo el mundo.

Algunos factores adicionales que hicieron que la marca Petrus fuera tan icònica, son por ejemplo el hecho de que la Reina Isabel II de Inglaterra eligiò este vino para su banquete de bodas. Por si esto fuera poca publicidad, se convirtiò ademàs en su momento en el vino favorito de J. F. Kennedy.

Hablando del viñedo en sì mismo, las plantas tienen una edad promedio de 45 años y la densidad determinada por Chirstian Moueix es de ocho racimos por planta. Las mismas se replantan una vez que alcanzan los 70 años de edad. Petrus es pionera de la poda en verde del viñedo para disminuir el rendimiento y asì aumentar la calidad, comenzando con esta pràctica en 1971. Cuando lo hicieron generò un escàndalo tal al punto que fueron condenados por otros bodegueros y hasta por el cura local. Para evitar ser descubierto, Moueix guardaba las uvas sin madurar que habìa sacado de la planta en bolsas de plàstico e iba durante la noche hasta el rìo para dejarlas allì sin ser visto.

El vino es obviamente Merlot en su gran mayorìa junto con el aporte del Cabernet Franc, pero no todos los años, ya que a veces esta uva no madura como se pretende y se descarta su utilizaciòn. Se cosecha todo en un solo dìa, luego del mediodìa para evitar la niebla de la mañana y la fermentaciòn se lleva a cabo en tanques de cemento sin recubrir. El vino pasa en barrica francesa nueva por lo menos entre 24 y 26 meses antes de embotellarse. La producciòn es otro de los factores a tener en cuenta para entender su precio, ya que muy reducida. En promedio se producen por año unas 30.000 botellas, aunque dependiendo de la calidad ese nùmero puede bajar, llegando a la mitad. Las añadas màs codiciadas son, segùn los expertos, 1945, 1948, 1950, 1952, 1959, 1961, 1964, 1967, 1971, 1975, 1982, 1985, 1989, 1994, 2006 y 2009.

Los precios en subastas son absolutamente desorbitantes, pero hablando de la venta al pùblico, un Petrus 2009 se puede conseguir por algo màs de 5.800 euros, mientras que un 1947 pasa los 9.000 euros en una tienda especializada parisina.