Viña Edèn

Viña Edèn

En el XIV Salòn Conrad Internacional del Vino, entre tantas cosas que descubrì, pude probar un vino de una bodega de la que habìa escuchado pero no la conocìa, se trata de Viña Edèn, ubicada en Ruta 12 a cuatro kilòmetros del pueblo que lleva su mismo nombre.

El domingo de carnaval decidì ir a conocer el proyecto personalmente y hasta allà fui, habiendo coordinado previamente ya que aùn està en obras. El entorno es inmejorable, bien al comienzo de una travesía entre la ruta 9 y Minas que merece ser hecha con calma y càmara en mano. Tardò la publicaciòn pero màs vale tarde que nunca dicen. La imagen que ilustra esta nota es la vista de la que disfrutaràn quienes trabajen en las oficinas de la bodega y tambièn los visitantes una vez que esta quede lista.

La bodega està gerenciada por una pareja, Verònica Lychenheim y Juan Pablo Fitipaldo, siendo èste ùltimo el enòlogo de la misma. Comenzaron a plantar allà por el 2009 y cuentan con ocho hèctareas de viñedo, lo cual segùn su proyecto serà el nùmero final, debido a que desean apuntar a la calidad màs que a la cantidad.

BUITRE

Plantan Tannat, Merlot, Marselàn, Pinot Noir y Chardonnay. Estas dos ùltimas ya habìan sido cosechadas y prensadas, utilizando equipamiento de ùltima generaciòn, evitando desde el primer momento el contacto del mosto con el oxìgeno, mediante la utilizaciòn de nitrògeno al momento de comenzar el prensado.

La planta de procesamiento se encuentra en este momento en un lugar provisorio, ya que planean tener su bodega unos cuantos metros màs arriba en el cerro, con una vista privilegiada.

Durante la visita pude probar el jugo del Chardonnay de este año, sumamente frutal y con una acidez muy buena, que serà base junto con el Pinot Noir de su mètodo Champenoise. Tambièn degustè otro Chardonnay, pero con la fermentaciòn ya avanzada, que tenìa marcadas notas a manzana verde rallada y una pronunciada mineralidad.

Capìtulo aparte merece lo que serà finalmente su bodega. Recomiendo entrar a su pàgina web para ver lo que es el proyecto haciendo click. Como tantos otros establecimientos de la zona, se cuida el entorno, evitando cortar monte nativo (la foto de abajo es de una Coronilla que se negaron a destruir, teniendo que mover de lugar todo el proyecto). Los jabalìes, ñandùes, yaras, ciervos, liebres y todo tipo de aves son parte ya de la bodega.

CORONILLA

Exactamente debajo de donde fue tomada la foto de la vista, estarà la sala de barricas, un lugar que cuando estè terminado serà maravilloso, con una pared de piedra milenaria como marco para la crianza. Juan Pablo apuesta por el roble francès de diferentes tostados, para asì conseguir complejidad en sus vinos.

El vino degustado en el XIV Salòn Conrad Internacional del vino prometìa y mucho. Este nuevo terroir està comenzando a establecerse como productor de vinos de gran calidad y esta pequeña bodega es una clara demostraciòn de ello. Aguardo con ansìas su espumoso para confirmarlo y brindar por ello.